Equipo: Panchito en Patineta

Hablar de la historia del cine, es hablar del intento del hombre por representar el movimiento. Sin embargo los primeros intentos del hombre por representar algo, se encuentra grabado en cavernas, después se intentó con la cámara oscura y hasta el siglo XIX fue que surgió la fotografía. El arte de la perfecta representación de la imagen fija. A partir de esto, se intentó crear aparatos que reprodujeran el movimiento, pero en vano, porque el resultado nunca fue el de un movimiento natural ni bien ejecutado.

Se considera que nacimiento del cine fue el 28 de diciembre de 1895, que fue cuando los hermanos Lumière proyectaron la primera película para el público. En un principio, todo el cine versaba en torno a la vida cotidiana hasta que llegaron cineastas emprendedores y creativos que iniciaron con nuevas y mejores cintas. Entre estos tenemos a George Mélies, que puede considerar como uno de los iniciadores de la ciencia ficción.

Para el siglo XX, el cine se convierte en toda una industria productiva. En España, Inglaterra y Francia, comienzan a surgir directores con gran ingenio. Al ver el gran auge de esta industria, Edison comienza una guerra de patentes y la gana. Después de esto, muchos directores independientes se mudan Estados Unidos y fundan Hollywood. Durante los años 20, fue la época dorada del cine norteamericano, mismo que hasta el momento carecía de voces por parte de los actores, era cine mudo.

A finales de los años 20, el 6 de octubre de 1927 para ser exactos, aparece el primer filme sonoro “El cantor de Jazz”. Como todos los grandes cambios en la historia, hubo ganadores y desafortunados. Algunos se quedaron arraigados a la idea de que el cine debería ser mudo, y como el que no se mueve muere, quedaron en el olvido. La nueva era del cine era para hacedores de cine que tenían algo que decir. El cine cambió su modo de pensar y de hacer.

En 1935 aparece el cine a color, otro gran acontecimiento para esta industria. Y tiempo después, las grandes producciones animadas. Sin embargo, el cine norteamericano continúa por una senda que atiende a planteamientos principalmente comerciales y con pocos creadores realmente comprometidos y esmerados en la poética y estética visual. Durante estos años, el cine en Europa se torna más propagandístico, y con el estallido de la segunda guerra mundial el cine se vuelve, principalmente, nacionalista.

Tras la guerra, en Italia comienza a surgir un cine denominado “neorrealista”, que plantea la vida después de la guerra. Esto se reinterpretó en occidente y ocasionó un nuevo estilo que expulsó las grabaciones de los estudios y se comenzaron a rodar películas en la calle.

En la época de los 50, aparece el televisor, y este se muestra como adversario para la pantalla grande. Lo cual exhorta a al cine a mostrar su grandiosidad y apoderarse del mayor sector consumista que hay: los jóvenes. Aparecen los eternos ídolos (James Dean, Marilyn Monroe…) y los grandes melodramas (“Vertigo”, “La ventana indiscreta”…). Y continúa de este modo durante gran tiempo. No es sino hasta los 80s que el consumismo de cine incrementa considerablemente, esto se debe a que la televisión y el video son grandes distribuidores de éste. Pero es en la época actual, cuando la industria se haya en apogeo, no se diga por la comercialización en sí, sino por el acceso que tenemos de ver el filme que queramos cuando queramos con tan sólo un click.

This entry was posted in Ensayo. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s