Tema 6. Reír por Reír

Equipo: Espectro

Por: Jocelyn Haidé Gómez Ramírez

Desde su nacimiento, la televisión se ha encargado de explotar las emociones del espectador a través de su diversa programación. En la actualidad desde el momento en que encendemos el televisor tenemos a nuestra disposición géneros que buscan provocar desde llanto, ansiedad, duda o miedo, pero quizá lo más difícil de tratar con éxito es el humor.

Humorismo, un género que por excelencia intenta atrapar por un momento la atención del El chavo del Ochotelevidente para distraer su mente de los pesares de la vida cotidiana, que desde tiempo atrás formó parte de la llamada “fórmula del éxito” televisivo, la cual no sólo provocaba sonrisas al por mayor, sino también fue capaz de hacer que nombres como “Loco” Valdéz, “El Chavo del Ocho” o “Capulina” se convirtieran en sinónimos de risa y alegría momentánea gracias al recuerdo de la audiencia.

Pero, ¿qué es lo que vuelve tan exitosos a estos programas?

Pues es seguramente esa intervención de la televisión en la vida común, donde los personajes puede ser personas que fácilmente encontramos en la calle, añadiendo situaciones que nos son familiares, pues ocurren en la vida cotidiana y dejan al descubierto la capacidad de burlarnos del prójimo. Así, los chistes nos causan gracia por contener esos elementos, donde el de enfrente es el afectado y ridiculizado.

Familia P.Luche

Si bien no vivimos en “ciudad peluche” y las características de la típica familia mexicana son exageradas en algunas ocasiones, los programas causan risa cuando se crea un lazo de identificación pues muchas de las situaciones que se presentan pertenecen a la vida real, y es precisamente esa exageración la que la hace divertida. Asimismo por el empleo de frases o apodos en personajes que logran trascender por la singularidad y se vuelven parte del uso cotidiano en la sociedad.

Un ejemplo claro sobre cómo espectadores no sólo de nuestro país han logrado identificarse y creado un lazo con un programa es sin duda “El chavo del Ocho”:

“Gómez Bolaños había visto en la playa de Acapulco a un niño lustrabotas, de unos ocho años y vestimenta sucia y remendada, que cuando ganaba unas monedas corría a comprar un bocadillo de jamón. Escribió un sketch basado en esa imagen y lo guardó en un cajón porque no estaba seguro de que tuviera éxito (…) Pronto Televisa se dio cuenta de que la historia del niño del barril no solo podría ocurrir en México, sino también en las favelas de Río de Janeiro, en las barriadas de Lima o en las villas miseria de Buenos Aires, y lo vendió a los principales canales de televisión de América Latina. Después se dobló a 50 idiomas y todavía hoy las repeticiones siguen emitiéndose en una veintena de países.” [1]

Cabe destacar que hoy por hoy, los programas que reúnen a la familia han ido desapareciendo y que el albur y el doble sentido se han privilegiado en la programación junto con los nuevos programas informativos que agregan ironía y burla hacia los problemas sociales, dando como resultado la hibridación en géneros.

No cabe duda que con el tiempo el contenido televisivo tiene que ir cambiando, desgraciadamente para ofrecernos a veces peores cosas, pero nos deja ver que el mejor promotor del humor es la realidad y consigue enseñarnos que aún se puede ser feliz y reír, después de todo

“Los grandes beneficios de la risa son conocidos por muchos (…) La risa, además de limpiar las vías respiratorias, nivelar la presión arterial, ayuda a disminuir el dolor y la tensión, contribuye, por si fuera poco, ¡a disminuir la impotencia y la frigidez! Si con lo que te acabo de decir no buscas la manera de incluir en tu vida momentos que te hagan reír o por lo menos sonreír, ya no habrá poder humano que o logre.” [2]

 

[1]  Núñez Jaime, Víctor. La penúltima astucia de El Chavo del Ocho. Recuperado el 21 de Octubre del 2013 de: http://elpais.com/elpais/2013/09/06/gente/1378486831_715389.html

[2]  Lozano, César (2012). Por el placer de vivir. México: Aguilar editores.

Advertisements
This entry was posted in Ensayo. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s