Tema 8: La vida en las redes sociales

Por: Dulce María Martínez Cabrera

Equipo: Tres Ellas, dos Él

Las redes sociales llegaron para quedarse y es que, sin duda se han convertido en parte de nuestra vida.

Nos guste o no las redes sociales son herramientas que nos conectan entre individuos “simplificando” la manera de conocer a las personas, para saber sus intereses, y sumar “amigos”. Pero, ¿en qué punto las redes sociales pueden afectar a nuestra realidad?

Sí, podremos ser populares en plataformas como Facebook o Twitter, pero no olvidemos que son armas que tienen doble filo. Nos pueden acercar a oportunidades de trabajo o bien pueden despertar el “terror Godínez” como  nos hace referencia la revista Chilango sobre una equivocada forma de aprovechar las redes sociales al postear contenido personal y al que puede accesar prácticamente cualquier persona, si, incluso los empleadores o tu pareja.

Es muy curioso el comportamiento que tienen los usuarios de las redes sociales ya que llegan a generar un estado de ansiedad por saber las nuevas notificaciones que ocurrieron mientras dormían, y es que redes mundiales como Facebook se han encargado de dotar a la población de mitos, información que en otra situación resulta irrelevante e innecesaria, pero tampoco se trata de satanizar el contenido ya que cada quien elige lo que quiere ver. Se requiere cierto nivel de madurez y realidad de asumir que la vida en la red no siempre es la verdadera, y que a diferencia de muchos de sus usuarios, los peligros son completamente reales.

La probabilidad de que un usuario de redes sociales conozca a sus amigos puede interpretarse como la teoría de los 6 grados de separación, que en palabras simples nos dice que todas las personas del mundo estamos conectadas por no más de 5 intermediarios. Es un dato alarmante si consideramos que el promedio de amigos en las redes sociales es mayor a 130 amigos en un caso “normal”, menos amigos llevan a la desconfianza sobre la veracidad de la identidad de la persona; y eso sin mencionar que quien no tiene perfil en la red queda ajeno y excluido de los sucesos de su entorno.

En conclusión, debemos ser precavidos en la información que compartimos y asumir las responsabilidades que pueden repercutir en nuestra vida “real”, tener bien claro que las redes no deben absorber nuestro tiempo entero y que deben ser utilizadas con responsabilidad.

Recuerden que Facebook no se crea ni se destruye, simplemente se actualiza. (Chilango, “Un día sin Facebook”)

Fuentes consultadas:

*Factoides, curiosidades científicas. http://factoides.com.ar/post/1013732701/facebook (consultado el 04-noviembre-2013)

*Fotonostra. Redes sociales. 6 grados de separación http://www.fotonostra.com/digital/redesociales.htm (consultado el 04-noviembre-2013)

*Juan Carlos Zamudio, Revista Chilango. Un día sin Facebook (consultado el 04-noviembre-2013) http://www.chilango.com/general/nota/2013/06/10/un-dia-sin-facebook

*Juan Carlos Zamudio, Revista Chilango. “Terror Godínez” (consultado el 04-noviembre-2013)  http://www.chilango.com/general/nota/2013/10/27/terror-godinez

This entry was posted in Ensayo. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s