Tema 8: El verdadero producto online

Redes sociales, medios de comunicación del siglo XXI, hogar de nuevas revoluciones, donde la fusión del “alma” y la tecnología se ven tangibles, son foco de investigación y debate. Su uso responde a la necesidad de estar conectado con el mundo, con el ciberespacio, a no quedar fuera de un círculo social.

Ser parte de la sociedad, de sus novedades y caminar con ella, ha permitido al hombre crear y mantener relaciones en todos los ámbitos de su vida. La migración a lo digital no sólo conlleva un cambio en el espacio. Todo el comportamiento humano se ve afectado y modificado por las posibilidades otorgadas por estos nuevos espacios.

El supuesto anonimato y democracia que da internet más los beneficios originados por toda la información “gratuita” que proporciona son sus principales atracciones. Aparentemente es un servicio inofensivo que en un inicio tenía el objetivo de difundir el conocimiento. Detengámonos a pesar antes de cualquier cosa, sobre el comportamiento de la gente en internet. Lo más utilizado para establecer vínculos de comunicación originados por las exigencias del mundo globalizado y tecnológico, son las redes sociales. Redes que conectan ideas, comportamientos, gustos, en su totalidad, personalidades. Son medio de debate, de pugnas y rebeliones en su ambiente político, económico, religioso, cultural, etc.  No tan pacíficos como se ven, con potencial para influenciar y reorganizar, más picarescos, donde las personalidades dejan ver sus más íntimos deseos y pensamientos.

¿Cuán importante resulta, mostrar, tus logros, anhelos, deseos, tu ánimo y tus relaciones?, ¿por qué un ligero cambio en tu vida tiene que ser publicado?, y lo más importante ¿sabes y estas consiente del alcance y consecuencias de mostrar tu privacidad e inmortalizar tus acciones con una actualización en tu red social?

Seguramente muchos no se han detenido a analizar el contenido de sus  publicaciones, el rastro que van dejando en internet puede parecerles mínimo y sin consecuencias. Subir una foto, un video, dar un like, un twitt, tener un blog, son acciones cotidianas de miles de personas. En muchas ocasiones, el frenesí que provoca compartir una novedad en nuestra vida, demostrar que somos algo e inclusive construir un total espejismo para poder ser aceptados, nos orilla a dejar ver la peor parte de nuestro ser. O simplemente ser alguien normal, con gustos estándar. Todo ello es utilizado en la nueva forma de hacer negocios  y publicidad, de hacer política y discursos. Nosotros mismos estamos entregándonos para ser leídos, quedando en vulnerabilidad, ante cualquier asecho o cambio de conveniencias en el poder.

Pensar en toda esta información flotando, lleva a la curiosidad de querer saber en dónde para y cómo es utilizada. La más conocida e “inofensiva”, es la utilización de la información que deja nuestro rastro digital por parte de las empresas. Así la publicidad que invade las búsquedas y redes está basada en nuestros gustos, en lo que posiblemente en un futuro nos interesará. Este hecho deja ver como dicha personalización y libre albedrio se convierte en  homogenización de una sociedad. Por qué el comportamiento de una persona afecta al de otra, modificando sutilmente los gustos y gestos de gente que no conocemos. Este hecho es comprobable al hacer alguna búsqueda, los resultados serán los más populares, accederemos a la misma información, todo se va reduciendo a un círculo, presumiendo de una individualidad y personalidad que debido a intereses de cualquier tipo se ve condicionada.

Las redes son sólo el medio, nosotros mismos somos los conductores de ese medio, quienes creamos y manejamos la información, el verdadero producto que se comercializa eres tú, en base a tus acciones. Estar conscientes de ello te mantendrá alerta sobre lo que compartes, el nivel de crítica y análisis hacia lo que vives en internet y las prioridades que tendrás al navegar. Si el comportamiento humano es condicionado y utilizado ¿por qué no dirigirlo hacía la educación?, y no dejarnos llevar en la marejada de los intereses de poder. Si la comodidad de seguir disfrutando libremente de internet y sus redes, resulta lo más importante, la salida está en contagiar de hábitos benéficos y propiciar estados emocionales productivos. Ser el producto online te da ese poder.

Campos Freire, Francisco (2008): “Las redes sociales trastocan los modelos de los medios de comunicación tradicional”.  Recuperado el 28 de octubre del 2013, de http://www.revistalatinacs.org/_2008/23_34_Santiago/Francisco_Campos.html

Esnaola Horacek, Graciela (2009): “Videojuegos en redes sociales: aprender desde experiencias óptimas”. Recuperado el 3 de noviembre de 2013, de http://www.revistacomunicacion.org/pdf/n7/articulos/a18_Videojuegos_en_redes_sociales_aprender_desde_experiencias_optimas.pdf

Jiménez Serrano, Marta. (2013): “No hablo de mi vida privada”, pero la comparto en Facebook. Recuperado el 3 de noviembre de 2013 de http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-08-11/no-hablo-de-mi-vida-privada-pero-la-comparto-en-facebook_15935/

Equipo Wizardz

This entry was posted in Ensayo and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s