Cuatro cuadrantes de aprendizaje

Escoge tres áreas de aprendizaje. Una puede ser tu materia favorita. Luego una diferente, quizá la materia que odiabas más. La tercera una que apenas vayas o tengas intención de aprender. Lee las siguientes descripciones de estilos de aprendizaje y decide cual fue o habría sido el más cercano o confortable método para aprender cada materia. Da a ese estilo preferido el número 1 y al menos preferido el número 3. De los dos que quedan decide cuál sería un poco mejor y dale el número 2. Repite esto para las tres materias. No hay respuestas equivocadas, todos los estilos son igualmente válidos. Tampoco se requiere ser consistente, un estilo puede ser mejor que otro para una materia en particular.

Estilo A. La esencia de cualquier materia es un núcleo duro de datos sólidos. El aprendizaje se construye lógicamente en los cimientos de conocimientos específicos. Sea que se esté aprendiendo historia, arquitectura o contabilidad, se necesita una aproximación lógica y racional para tener los hechos correctos. Al enfocarse en hechos verificables que todo mundo puede aceptar, se puede llegar a teorías más precisas y eficientes para clarificar la situación.

Estilo B. Lo principal es el orden. Lo más confortable es cuando alguien que realmente sabe ha planteado lo que debe aprenderse, en secuencia. Entonces se pueden abordar los detalles a sabiendas que se cubrirá la materia completa en el orden correcto. ¿Para qué desviarse a reinventar la rueda cuando ya un experto ha pasado por todo eso? Ya sea un libro de texto, un programa de computadora o un taller, lo preferible es un currículo preciso y bien planeado para avanzar por él.

Estilo C. ¿Qué es aprender, en cualquier caso, sino comunicación entre personas? Incluso leer un libro por sí solo es interesante por estar en contacto con otra persona, el autor. La manera ideal de aprender es simplemente hablar con otros interesados en el mismo tema, aprendiendo qué sienten y entendiendo mejor lo quela materia significa para ellos. En la escuela las clases favoritas eran las de discusión libre y abierta, o salir después a tomar un café y discutir la lección.

Estilo D. El espíritu subyacente en cualquier materia es lo importante. Una vez que eso se obtiene, y realmente se siente con todo tu ser, el aprendizaje se vuelve significativo. Esto es obvio para materias como filosofía o arte. Pero incluso en un campo como la administración de negocios ¿no es lo importante la visión en la mente de las personas? ¿Persiguen solamente las ganancias o ven éstas como una manera de contribuir a la sociedad? Tal vez tienen un motivo totalmente inesperado para hacer lo que hacen. Al estudiar algo, es preferible estar abierto a dar vueltas a la información y mirarla de modos totalmente nuevos, más que seguir técnicas específicas.

El estilo A prefiere los hechos y la lógica y descarta la intuición; el B los detalles, el procedimiento, la estabilidad y el orden, el C es sensible a atmósferas y actitudes, gente y comunicación. El estilo D da énfasis a la originalidad, ambigüedad, caos y sorpresa.
Lo más frecuente es hallar una mezcla de estos estilos aunque se prefiera uno de ellos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s